domingo, 3 de agosto de 2008

Llanto vírgen


¿Qué hace uno cuando no hay palabras ni títulos en el corazón? ¿Qué hacemos en ese silencio que trata de decir lo que nunca antes pudimos gritar? Toda una vida esperando ver nuestra alma descubierta... y cuando llega el momento el corazón se abre inmenso y nada cabe en el pecho... nada....
Voces surcan la distancia.... ángeles con alas escondidas.... un par de mortales que extendieron sus brazos y se fundieron en esa soledad murmurante... en un interminable abrazo...
Llanto virgen....donde dos almas se liberan y sin atraso entregan sus lágrimas al bondadoso corazon compañero...
No te vayas, que yo prometo quedarme ahí para ti....

Gracias Kike... Mi corazón es inmensamente feliz...


Llanto vírgen
Sólo recuerda que eres sensible
y que en cada resquicio de tu pecho
se mete un rayito de claridad,
esa delgada línea blanca,
la que ilumina mi desgastado palpitar.


Línea blanca delgada… pero profunda
que cala en nuestra memoria
y explota la sensibilidad del pensamiento
excita al corazón
que se rinde dibujando un camino de paloma negra
sobre mis mejillas.


Sé que sientes…. Yo lo sé.
y alimentas el brillo de mis ojos
con cada susurro de instantes;
absorbes la inmensidad
y la postras en una sola caricia.

Rasguñas mi mirada
y callo los gritos del lápiz,
ternura de algodón
y desquicio de mi canción.
Hoy mis manos dibujan sin color
y mis pies descalzos brincan
sobre bellas rosas punzantes, sin dolor.

Hay aire en tus dedos,
claro y fresco como rocío,
absoluto…
Revives así mis sentidos
para que cada uno sea un latido
sobre espejismos equilibrados.

No quiero escribir
esto que me hace vivir.
Día tras día lucho
por saber qué sentir…
cansado de negarme el disfrute de reír.
Respiran palabras jóvenes en mi mente,
añejas miradas que vierten
cantos de liberación.


Yo sé que sientes… que sentimos.
yo sé que somos eternamente amaneceres.
Oscuros y suaves
tonalidad y ritmos fundidos.


Escribo sobre el viento,
el tiempo tatúa su sonrisa en mi piel…
Ella como tu amante fiel
sabe que me hace bien…
aplaudo su calor,
su abrazo de sol mayor.


Su armonía ata mi andar…
Sus pasos, los míos…
Junto a él, en la lejanía,
acaricio su sutil callar.

Fusión de sexos:
uno suave y hermoso como el algodón;
otro que orgulloso recupera su canción.
Amantes de la poesía
que hoy viste la noche de locomoción…
Escriben sobre la mirada
uno del otro
y grafican sensaciones sin control.

Senderos cargados de luz…
Él posee mi lágrima escondida,
mi voz quebrada y tambaleante.
Se adueñó de mi música y mi soledad,
de mi temor y mi debilidad… me trasformó.
¿Qué puedo ofrecerle a cambio?
Sólo palabras vestidas de azul,
disfrazadas de eterna compañía.

La soledad se comparte
con el llanto y el canto…
¿Qué más fuerte
que aquella flor que decidió ser mariposa?
De cada pétalo un ala…
de cada ala una nota,
con aleteos musicales
fortalece mi desgastada armonía…
Gracia sobre su fuerza
y tristeza por las pisadas sin control
que hoy ríen
culminando un nuevo sol.

1 comentario:

Silvi dijo...

Mi madre Santa que palabras mas sentidas, cargadas de profundidad, decir sin decir sin mucho, lo que simplemente podria ser todo, lo en apariencia seria pequeño por mas que en lo mas hondo sea inmenso, simplemente ME ENCANTOOOOOOOOOOOO!!!!!!!!!!!