martes, 13 de octubre de 2009

Colecciones



Coleccionaba
las basurillas que encontraba
en las esquinas del baño
o guardaba botones
de alguna ropa que desechaba.
Disfrutaba
tomar piezas absurdas
como tacones de zapatos
chapitas de botellas
sobros de tela
y broches oxidados
para meterlos todos
en una caja de madera.
Lo escogía todo
por inusual y ridículo
que pareciera.
Sin embargo
hasta esa noche
le enseñaron
que entre sus reliquias
aún no coleccionaba muecas.