martes, 15 de diciembre de 2009

Por todo



Por una noche menos vacía
cada vez que se terminan las horas
por una pincelada de tus sonrisas
unas cuantas veces por semana
por tu mano no pasajera, sino eterna
entrelazada con la mía
por sentirte poco a poco
cerca de mi piel dormida y dulce
por escuchar tus ojos pausados
justo después de tenerte frente a mi boca
invitándome a perderme en ellos
sugiriéndome quedarme cerca
por tus pensamientos claros
por tus hábitos distintos
y esa justa necedad de no ser como otros
por la guitarra que arrancas de mis manos
para llegar hasta mi canto melodioso
y sellarlo con un beso
por tus sueños y los míos
caminando al mismo tiempo
solo que con paso distinto
por tus canciones al final
cuando alguien más
te deje en lo profundo del respiro
y solo quieras venirte conmigo.
Por mi manía de enojarme con el mundo
a causa de solo quererte a ti
por las estaciones del día
donde árboles, lluvia y aire
nos amparan y nos hacen crecer
por tu nombre escrito en mis labios
generándote calor en el pecho
por nuestro abrazo luego de aguardar
contando minutos y horas
llegando por fin los dos al cielo.

Por todo eso que sigue en mi pecho
por todo aquello que se queda como recuerdo
por esas cosas que quiero y no he dicho
es que canto, río, suspiro, lloro y no espero.