sábado, 13 de marzo de 2010

Bissextus



Trescientos sesenta y cinco días
cinco horas
y cincuenta y seis minutos...
aún así
me dejaste ir
en un segundo.