lunes, 8 de marzo de 2010

Diosa



I
Soy mujer matutina
cuyos sueños plegados
abren los ojos
mientras canta
algo desafinada
la historia de su vida.

Esa mujer mañanera
con vendajes en sus manos
la de tierra en las caderas.
Mujer que resplandece
junto al lago
de la inocencia plena.

Día completo.
Soy mujer.
He nacido
gracias al temprano
renacer de un pétalo.


II
Soy mujer vespertina
esa de ojos
atravezados por cristales
sinfonías y humo
la de movimientos leves
perspicaces.

Esa mujer de tarde
con semillas en los pies
enraizada al canto de aves.
Mujer voluble
cargada de ancho firmamento
la de tenues movimientos.

Día completo.
Soy mujer.
Desciendo
al compás sereno
de una espiral clara.


III
Soy mujer nocturna
cuyo cabello
ha teñido con líneas el tiempo
recorrida por almas
capaces de marcar su existencia
eterna voluntad.

Esa mujer de noche
con ropaje verdadero
destinada a descanzar.
Mujer que sobrevive
a la carga de la vida
al tono de la locura.

Día completo.
Soy mujer.
Cruzo la vereda
de una vida
sin mentiras.