viernes, 28 de mayo de 2010

ola



No te vayas a vivir las madrugadas
sin nosotros, lejos de todo,
porque huimos cada minuto
en dirección mar abierto:
reloj sediento de oleaje.