viernes, 2 de julio de 2010

Canción de cuna para María



Escóndete niña
en mi ramilla de ciprés
llenando de tinta las flores
danzando con el río claro
llénate el estómago de risas
y que la luz en tu pupila
sea el encanto de la noche.

Vente niña cereza
róbale a los árboles
hojas y raíces
borda lianas pequeñas
para amarrar tu cintura
y flotar junto a los jilgueros.

Escóndete niña
en mi canción de cuna
floreando como una rama
siendo agua y sueño.

Vente niña cereza
duerme en voces sin miedos
hoy anochece
y mañana abrirás la vida
mañana te toca ser sol.