lunes, 16 de mayo de 2011

Despedida


Decime adiós
ahora que no estoy,
pero esta vez sin mar
ni cometas ni mandalas
esta vez sin sombras
sin tazas de café
o interpretaciones de sueños.

Decime adiós
de la misma forma
en que dejás ir al viento
igual a como te ponés
cada día los zapatos
o tomás papel y lápiz
para quedarte en blanco:
así con rutina
sin mover las manos
agitando la partida.

Decime adiós
sin mentiras ni cuentos
sin libros pequeños
ni silencios de cinco tonos
no más historias del sur
menos de viajes al tiempo
cerrá toda forma de encontrarnos
que no haya pliegue
por donde se respiren
las presencias y los versos.

Decime adiós en serio:
llevándote con vos
los hilos que encadenan aquel sueño
cuando se hace de noche,
porque yo te di mi abrazo
la esencia de un llanto
e innumerables esquinas de verdad.

5 comentarios:

Pablo Arce dijo...

Demasiado bueno, habla sobre una despedida que no tuvo que pasar un adiós que nunca se dijo.

Marguiac dijo...

Muy hermoso.

Jef dijo...

Mi favorito.
Sin palabras...
un saludo ale
:)

"Alumine" dijo...

Me ha conmovido
Lo siento hermoso y sentido desde todo lugar.
Me encanto!!!!

Gustavo Adolfo Valverde dijo...

Muy tierno tus versos y me gustó también tu foto, espero que no te molestes si lo tomo prestado :)
si gustas date una vuelta en mi blog
http://valverdejp.blogspot.com/