miércoles, 5 de octubre de 2011

Puntuada

A Pablo



He llegado a apreciar
los paréntesis de tu boca
mientras me escurro
guión abajo
por tu cuello.
Casi no te exclamo
las razones de mi espacio
porque estoy cerrada,
punto aparte,
en el vaivén de las manos.
Aunque te deje a la deriva
coma
me asusto suspensiva
al ignorar tu desenlace.
Tengo entonces
una idea que se estremece
en dos puntos:
mi lógica
y tus explicaciones sencillas
de cómo amar.