miércoles, 21 de noviembre de 2012

Balas


No hay nada nuevo
en las gavetas y los rostros
soy este par de manos ansiosas
sin vida, como una pintura de tul.
Salgo del viento a comprar
mil formas de habitarme
la regalía de haber nacido a gritos
sin balas en los labios, sin tregua.
Y sigo siendo lo mismo de ayer:
una imagen del pueblo en ruinas
tres letreros de muerte
y una que otra verdad callada.

3 comentarios:

Carlos dijo...

Me gusta esta frase: "La regalía de haber nacido a gritos" :D

Rónald Gamboa V. dijo...

Genial

Jeferson Gonzalez dijo...

Siempre que entro a su blog me detengo a leer este poema varias veces. ¡Qué bueno!