viernes, 8 de marzo de 2013

Gramos de felicidad


Yo sé que andás bien
porque anoche soñé con vos
riéndote de lado.
De seguro tanto mar y tanta lucha
te haN ablandado
el rencor y los silencios
aquellos que aún no se detienen.
No sé si sabés que ando bien
supondría que no necesariamente soñás conmigo
pero siempre he creído
que cuando pesás el alma
todavía recordás mis 2,5 gramos de felicidad.

7 comentarios:

Rónald Gamboa V. dijo...

Simple y sencillamente eso pesa una sonrisa físicamente hablando, pero el peso en el alma es incalculable, me encanta este poema

Anónimo dijo...

Dr.Duncan McDougall escribió

1. "De repente, y coincidiendo con el momento de la muerte, el peso disminuyó en 3 cuartos de onza (21,3 gramos)."

2. "El peso perdido resultó ser media onza, luego un rato mi colega determinó que el corazón se había detenido. Me fijé de nuevo y la pérdida era de una onza y media y 50 gramos (45,8 gramos)"

3. "Mi tercer caso mostró una pérdida de media onza, coincidente con la muerte, y una pérdida de otra onza algunos minutos después (un total de 42,65 gramos)" (evidentemente este paciente tenía dos personalidades cuyas almas se fueron en momentos diferentes..)

4. "En el cuarto caso, desgraciadamente las escalas no fueron bien ajustadas, y hubo interferencia por parte de personas que se oponían a nuestro trabajo (!)... Lamento que esta prueba no haya dado resultados."

5. "En el quinto caso la aguja de la balanza se inclinó mostrando una pérdida de tres octavos de onza (10,6 gramos), pero luego volvió a su posición inicial, donde se mantuvo 15 minutos a pesar de quitar las pesitas (!?)" (en este caso, podemos apreciar que el alma se resistía a irse del tuberculoso cuerpo..)

6. "Mi sexto paciente murió justo cinco minutos después de colocarlo sobre la balanza, mientras estaba ajustando la aguja medidora, así que no sirve el dato."....

Alejandra Valverde Alfaro - Lya dijo...

Gracias Rónald

Me alegra muchísimo que esté por aquí.

Abrazotes

Alejandra Valverde Alfaro - Lya dijo...

¿Cuánto cree ud que pesa el cuerpo sin sonreír por mucho tiempo?, Anónimo

me gustaría poder pesar tantas cosas dentro del cuerpo... no sé si para ello deba ser doctora, pero "De repente, y coincidiendo con el corazón, la muerte no fue bien ajustada, se mantuvo 15 minutos, así que no sirve el dato"

gracias por pasar

Anónimo dijo...

Alejandra: su pregunta me hizo recordar una canción de Feliu Ventura y específicamente un verso que reza así: "Tú desarmas ejércitos enteros con el peso de tu sonrisa,donde el peso de una bala vale más que la vida y la muerte"...
(http://www.youtube.com/watch?v=QTQbQ9Uq-8w) Sí, está en catalán. El punto es que el cuerpo pesa lo que pesa y para el cuerpo no es bueno no sonreír, ni tampoco para el alma, lo escribo con conocimiento de causa, me apadrina el padecimiento que me mal acompaña, lo que me hace pensar en la muerte, como todos los días. Así de irónica es la vida que después de sonreír nos morimos. Pero hay buenas noticias: ¡se puede sonreír después de muerto! En fin, yo sé que usted sonríe mucho, para eso no hace falta que sea doctora ¡Y yo espero que usted ría y sonría por mucho tiempo, a tiempo y a destiempo, Alejandra! En verdad que sí. Saludos.

Anónimo dijo...

Por cierto, ignoro quién lo escribió pero me encontré esto por ahí:


(...)"Señorita: Debe usted siempre tener en claro que su rol en este mundo no es otro sino ser feliz y hacer las cosas que la hacen sonreir. No más, no menos.

Por eso esta nota es para invitarla a que siga haciendo eso que le gusta, porque es su sonrisa lo que hace que otros seamos inmesamente felices. Su sonrisa tiene un poder gigantesco, que tal vez usted ya descubrió, por eso le pido por favor nunca deje que nada ni nadie opaque esa sonrisa. Nada. Ni nadie" (...)

Alejandra Valverde Alfaro - Lya dijo...

No es bueno, también creo eso. Ahora que lo pienso, viendo el dato de sonreír después de muertos, y sin saber si es un dato como aquellos del Dr. Duncan McDougall, yo espero que entonces no nos muramos sin haber sonreido antes... ni ud ni yo. Me sirve este dato.

Y por cierto, un texto muy bonito ese de autor desconocido. Quiero imaginar quién lo hizo.

Otro paquete de saludos hasta ahí.