domingo, 2 de junio de 2013

Resaca

No tengo espacio
para contrariar a la muerte
en cada esquina de las calles.
Tantos hombres vencidos
solo recuestan su talento
en un viejo hotel de paso
pero nada más.
Aman unas horas
esa oscuridad en su elocuencia
y terminan por amanecer igual:
con la resaca de quien no ha aprendido
a beberse la vida.